La respuesta es… NORMAL. Actualmente, una persona VIH-positiva tiene una expectativa de vida similar a la del promedio siempre y cuando se apegue a un tratamiento antirretroviral y mantenga un estilo de vida saludable.

"Desde el 2003, las muertes asociadas al SIDA en todo el mundo han descendido un 43%"

Durante los últimos años, se han logrado grandes avances en los tratamientos antirretrovirales para el VIH, haciendo que este no sea un impedimento para llevar una vida saludable. Sin duda, esto ha presentado un escenario positivo para la calidad de vida de quienes han sido diagnosticados; pues gracias a la efectividad de los tratamientos disponibles es posible mantener un nivel de carga viral muy bajo, evitando que el VIH evolucione.

El tratamiento antirretroviral se define por ser una combinación de fármacos que logran suprimir la reproducción continua del VIH, lo que reduce la carga viral en el cuerpo y le permite al sistema inmunológico recuperarse. A pesar de que seguirá existiendo una mínima cantidad del VIH en la sangre, la respuesta inmunológica será lo suficientemente fuerte para enfrentarse a otras infecciones que ataquen el organismo.

Para elegir el tratamiento, es necesario considerar las necesidades y estilo de vida de cada persona. Algunos puntos a considerar suelen ser otras enfermedades o condiciones de salud, un posible embarazo o la reacción a los medicamentos. Acércate siempre a un médico o profesional de la salud para conocer el tratamiento que mejor se adecúe a tu situación.

"Es crucial llevar el tratamiento de manera consistente y acorde a las indicaciones médicas"

La recomendación es iniciar el tratamiento antirretroviral lo antes posible, una vez se conoce el diagnóstico, ya que los resultados serán mejores. Para complementar el tratamiento, es importante seguir algunas recomendaciones que te ayudarán a evitar situaciones de riesgo, como la aplicación de vacunas.

Hoy en día es posible monitorear el tratamiento por medio de pruebas de carga viral, con las cuales se revisa que no haya resistencia a los medicamentos. Es necesario realizarlas seis meses después del inicio del tratamiento y continuar el seguimiento de forma anual.

Desde el 2003, las muertes asociadas al SIDA en todo el mundo han descendido un 43%. La efectividad del tratamiento del VIH ha incrementado notablemente. En general, una vez que una persona inicia el TAR (tratamiento antirretroviral), toma alrededor de entre 3 y 6 meses reducir la carga viral a un nivel indetectable.

Cuando la persona tiene una carga viral indetectable, las posibilidades de transmisión del virus se reducen. Este gran avance representa un cambio significativo en la calidad de vida de quienes viven con el VIH, pues con el tratamiento antirretroviral, el riesgo de transmisión de una persona VIH-positiva a su pareja sexual se reduce en un 96%.

"Con el tratamiento antirretroviral, el riesgo de transmisión de una persona VIH-positiva a su pareja sexual se reduce en un 96%"

Es crucial llevar el tratamiento de manera consistente y acorde a las indicaciones médicas, ya que la toma interrumpida de la dosis o la suspensión del tratamiento pueden generar resistencia a los medicamentos, dando paso a la progresión del VIH.

En 2001, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, declaró el acceso a los medicamentos para el tratamiento del VIH o el SIDA como un derecho humano. Desde 2003, México estableció el programa de acceso universal a los fármacos antirretrovirales en el país.

Las 3Rs del VIH: Reducir carga viral, reducir efectos secundarios en el organismo y reducir enfermedades asociadas al VIH.
Acércate siempre a un médico para más información.
Conoce las 3R’s del VIH para mejorar la calidad de vida de los pacientes: Reducir carga viral, Reducir efectos secundarios en el organismo y Reducir enfermedades asociadas al VIH.