¿CÓMO HABLAR DE TU DIAGNÓSTICO?

Al conocer tu estado serológico, una de las principales preocupaciones suele ser cómo y cuándo compartir esta noticia con tu familia. Al principio, puede ser bastante complicado, ya que no sabrás cómo reaccionarán tus seres queridos. Sin embargo, es importante hacer mención del tema, ya que su ayuda será fundamental durante el proceso emocional y del propio tratamiento.

A continuación, te compartimos algunos consejos para hablar con tu familia o amigos sobre el VIH.

TÓMATE TU TIEMPO

Recuerda que no estás solo, hay muchas personas que pasan por la misma situación. Solo tú puedes determinar cuándo es el momento idóneo para dar la noticia a tus seres queridos, ya que es importante hacerlo sin presión y con quienes sean de tu confianza. En ocasiones, hablar con otras personas que viven con el VIH o integrarte a un grupo de apoyo resulta útil para guiarte en la toma de decisiones y te prepara para dar este primer paso.

ELIGE A QUIÉN CONTÁRSELO

Antes de exponer la situación a miembros de tu familia o a tus amigos, es conveniente considerar qué tan cómodo te sientes contigo mismo, ya que la autoaceptación te dará más control sobre tus emociones y te permitirá orientar a los demás respecto al VIH.

Evalúa cuál es el mejor método para contarlo, tanto para ti como para la otra persona. Hacerlo cara a cara no es la única opción, también puedes hacerlo por medio de una carta, un mensaje o una llamada, si la persona se encuentra lejos o si, sencillamente, te sientes más seguro así.

INFÓRMATE Y COMPARTE INFORMACIÓN

Es posible que tus seres queridos necesiten tiempo para procesar la noticia, pues sentirán preocupación y tendrán dudas acerca de tu estado. Cuanta más información esté a su alcance, más sencillo les será entender tu diagnóstico. Por eso es conveniente que antes de sentarte con ellos, te informes sobre el VIH. Es importante que tu médico te proporcione información sobre los tratamientos antirretrovirales disponibles. Así, podrás compartir con tu familia todo lo que sabes acerca de tu tratamiento y los pasos a seguir para mantener una vida saludable.

Para brindarles apoyo, puedes ofrecerles material informativo, así como acudir con ellos a diferentes expertos médicos, organizaciones de la sociedad civil, plataformas y grupos de pacientes donde puedan orientarlos con más detalle.

CUIDA DE TI MISMO Y VIVE CON CALIDAD

A pesar de que algunas familias encuentran difícil aceptar la idea del VIH conviviendo con ellas, en la mayoría de los casos su reacción es brindar apoyo y comprensión, mostrando interés por informarse y acompañarte en el proceso. Una vez que hayas hablado con tus seres más cercanos, lo más probable es que estés más relajado y te sientas preparado para continuar con tu vida normal.

El VIH formará parte de tu vida, considera que aceptarlo será parte de un proceso de adaptación a largo plazo, por lo que ser paciente y apegarte tanto a las recomendaciones, como al tratamiento, será esencial. Con el tiempo y el tratamiento antirretroviral, te darás cuenta de que el VIH no es impedimento para continuar con tu vida y tus planes de manera normal.

Las 3Rs del VIH: Reducir carga viral, reducir efectos secundarios en el organismo y reducir enfermedades asociadas al VIH.
Acércate siempre a un médico para más información.
Conoce las 3R’s del VIH para mejorar la calidad de vida de los pacientes: Reducir carga viral, Reducir efectos secundarios en el organismo y Reducir enfermedades asociadas al VIH.